¡Aunque la vida nos tumbe mil veces, debemos tener siempre una buena actitud con ella si queremos lograr todas nuestras metas! Hay que tener siempre las ganas de salir adelante y no dejar que nada se oponga en el camino.

Por este motivo debemos estar siempre pendiente de esas cosas que nos roban nuestra energía positiva y eliminarlas de nuestra vida, es muy importante afrontar los obstáculos de la mejor manera. Quédate hasta el final y comparte.

En este sentido, una de las cosas que más se interponen entre nuestra felicidad y nuestros sueños y metas, es la apatía, una característica que se suele ver cada vez más repetida en las personas.

Suele verse cada vez más, ya que hay muchos casos repetidos de quienes no pueden conseguir las metas que se han planteado, y por lo tanto tienden a echarse a morir, lamentándose de esas cosas que no pudieron conseguir.

Lo cierto es que no hay que dejarse tumbar por los fracasos, ya que cada vez que no conseguimos algo, es una nueva oportunidad para reinventarnos y empezar desde cero con mucha más energía.

freepik.es

¿Cuál es el origen de la apatía?

No hay un único origen de la apatía. Su aparición puede deberse a múltiples factores que sin duda debemos considerar. Son los siguientes.

Origen orgánico

  • Anemia.
  • Determinadas infecciones.
  • Sistema inmunitario débil y defensas bajas.
  • Estados carenciales debido a una nutrición deficiente.
  • Falta de sueño.
  • Falta de ejercicio.
  • Problemas en la tiroides.
  • Posible inicio de una demencia. De hecho, cabe tener en cuenta que la apatía es uno de los síntomas neuropsiquiátricos más habituales en el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.
  • Asimismo, la presencia de lesiones cerebrales a causa de accidentes traumáticos también puede ser motivo de aparición de este estado del ánimo decaído.c
  • Problemas en el funcionamiento de nuestro sistema límbico o de la conexión de la corteza frontal con los ganglios basales.
  • Consumo de drogas.

Problemas psicológicos

  • Trastorno bipolar.
  • Depresión mayor.
  • Distimia.
  • Épocas de ansiedad intensa.

¿De qué manera hacer frente a la apatía?

Una vez hayamos descartado que no padecemos ningún inconveniente orgánico, es el instante de poner en práctica ciertos ejercicios, estrategias y enfoques para desinficionar la apatía de nuestro cuerpo y nuestra psique.

Ahora bien, hay un hecho que no podemos descuidar: ningún consejo nos va a ser de ayuda si no logramos primero mudar nuestra forma de meditar.

Sin importar un mínimo ahora qué desencadenó ese estado de letargia y desmotivación, hay que comprender que lo que nos sostiene atrapados es nuestro enfoque, nuestra perspectiva.

Por lo tanto, nos va a ser de mayor utilidad “arreglar” primeramente lo que hay en nuestra psique que aquello que está fuera de ella y que, generalmente, escapa a nuestro control.

Para acabar, un modo de quitar la apatía de nuestra psique y nuestro corazón, es comprometiéndonos con la vida de una forma más creativo.

De esta manera, ejercicios basados en el autoconocimiento y la consecución de metas y nuevos objetivos más motivadores, van a ser como ventanas ante nuestro horizonte, esas a las que asomarnos para dejar ir el viento rancio de la apatía y la letargia.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.