¡Hola! ¿Sabías que Arnold Schwarzenegger antes de llegar al éxito, tuvo que pasar por muchas situaciones que no le agradaban mucho? Asi es, y esto ha demostrado que los campeones no solo nacen, sino que se forjan en el camino.

¿Te gustaría saber cómo él lo hizo? Si es así, entonces te invito a que me acompañes a conocer parte de su apasionante historia, y descubras el por qué de su éxito y fama. Presta mucha atención. Quédate hasta el final y comenta. 

Fuente: www.sebascelis.com/

Arnold desde un principio entendió que debía forjarse para el éxito:

Arnold nació en un pueblo muy pequeño de Austria, en el cual para ser una persona grande, tenía que conformarse con trabajar en el gobierno como lo hacían la mayoría de los de su localidad.

Por esta razón, Arnold tuvo que luchar contra todo lo que se le oponía, siendo muy enfático en nunca aceptar un NO por respuesta. Por supuesto, esto fue lo que marcó la diferencia a lo largo de su trayectoria.

Luego tomaría una decisión que le cambiaría la vida:

Él ya sabía que quedarse en su pueblo no era una opción, por lo que decidió mudarse de los Estados Unidos de cualquier forma. Su idea, fue convertirse en un fisicoculturista profesional, así que en contra de cualquier probabilidad, se trazó esa meta.

Claro está, que su camino al éxito no fue para nada fácil, en él se topó con muchos fracasos, pero jamás se le pasó por la cabeza rendirse, manteniendo la convicción de que lo lograría. Tanto fue su ímpetu y motivación que tiempo después llegó a decir: 

 “No conozco nadie que no haya fracasado una vez”

Años después su más grande anhelo se vería cumplido:

Arnold perseveró, luchó y se entrenó cada día por ser el mejor, y vaya que lo logró. Su trabajo lo llevó a convertirse en convirtió en 6 veces campeón mundial y en todo un ícono del mundo del fisicoculturismo.

Sin dudas, una prueba de que con trabajo y sacrificio todo se puede. Sin embargo, esto no lo hizo detenerse. Luego conseguir esta meta, Schwarzenegger, se propuso ser el mejor actor de la historia de Hollywood. 

Pero al principio tampoco fue algo fácil:

Cuando Arnold comenzó tuvo que luchar con su condición de ser un hombre enorme de tamaño y de tener un fuerte acento austriaco, siendo esta una razón para que ninguna puerta se le abriera en el mundo de la actuación.

¡Pero esto no lo detuvo!, él siguió luchando contra viento y marea, hasta que un día la luz se encendió en medio de tanta oscuridad, esta vez tuvo la chance de interpretar a «Conan El Bárbaro» y a partir de allí lo que pasó todos lo sabemos.

Arnold fue considerado en su tiempo el mejor actor de Hollywood, y no solo eso, también el mejor pagado en su momento. Sin dudas, otro acto que lo llevó a lo más alto.

Años después también logró ser gobernador de los Estados Unidos, en el estado de California ¿Y sabes qué? También lo consiguió a pesar de que nadie creyera que pudiera hacerlo.

Arnold es el vivo ejemplo de superación y fe en si mismo, fijate en él cuando creas que rendirse es una opción. Sin dudas cuando lo hagas, tendrás la mayor motivación para elevarte y llegar hasta lo más alto de tus sueños. ¡Ánimos! 

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)