¡Hola! ¿Sabías que Conor McGregor es uno de los deportistas mejor pagados de la actualidad? Asi es, pero haya muchos que no conocen todo lo que tuvo que Conor para transformarse en lo que es hoy en día.

Por esta razón, voy a contarte un poco de su historia para que te inspires y veas que cada uno de nuestros sueños están al alcance de nuestras manos. Presta mucha atención. Quédate hasta el final y comento.

Fuente: Telegraph.com

Los inicios de Conor McGregor fueron muy difíciles:

Si hay una persona en el mundo que ha sufrido las terribles garras de la escasez ese ha sido McGregor. Su pobreza era tal, que desde muy chico se vio obligado a dejar los estudios

La escasez de dinero era el día a día de una familia que nunca tuvo grandes lujos. Por ello, el luchador irlandés se vio obligado a trabajar como fontanero junto a su padre, aunque esto no fuera del agrado del mismo.

Pero Conor era un chico de sueños y no iba a parar hasta conseguirlos:

Si, es verdad que McGregor se vio muy condicionado desde chico, pero él siempre había tenido un sueño: Ser futbolista. Su enfoque hacia eso fue tal, que estuvo cerca de conseguirlo. Con 22 años militó en Yellowstone un equipo de su país.

Sin embargo, ser futbolista no era su destino:

McGregor llegó a sufrir de bullying durante la escuela. Por eso, con apenas 16 años se inició en Artes Marciales Mixtas con la única intención de defenderse de los abusones. ¡Y vaya que lo logró!

Con el tiempo fue ingresando al mundo de la lucha, logrando conseguir importantes títulos como el de campeón amateur de boxeo, para luego pasar a las artes marciales mixtas y consolidarse en esa rama.

El camino no fue fácil, ya que McGregor no siempre fue por el buen camino:

Él tenía un GRAN POTENCIAL, pero a la hora de entrenar no era tan constante como debería, hasta que conoció a una mujer llamada Dee Devlin. Ella lo sacó de las calles, y con mucha paciencia lo fue introduciendo en el camino correcto.

Ella le pidió fue que trabajara duro por sus sueños y creyera en sí mismo:

El esfuerzo de esta mujer, es lo que sin dudas ha marcado un antes y un después en la carrera de Conor Mcgregor. Ella lo ayudó, lo mantuvo comiendo saludable para pudiera entrenar… y al final, ella se quedó con él.

Fíjate como solo las cosas, hace un tiempo Conor solo era un plomero pobre y ahora es un hombre que ha rebasado la nada despreciable suma de 100 millones de dólares.

Esto nos demuestra que con trabajo, esfuerzo y sacrificio, todos los sueños pueden volverse realidad. Y créeme, si hay alguien allí apoyándote, ¡Valóralo!, pues esta persona va a valer cada porción de tu éxito. Asi que, ¡Adelante!

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)