¡Hacer buenos negocios Nunca es cosa para tomar a la ligera, los mismos pueden ser un juego mental que sólo el más apto puede ganar! Debemos tener presente y en todo momento el éxito en la mira.

Para poder ser exitosos a la hora de hacer un negocio podemos agarrar experiencia y enseñanzas de películas que han dejado marca en las personas. Quédate hasta el final y deja tu comentario.

En la película El Padrino, la cual es un hito del cine, podemos tomar todas esas experiencias y enseñanzas necesarias para que podamos ser unos expertos en los negocios, hoy te las traemos para que puedas aprenderlas.

freepik.es

1. Ten claridad en los objetivos

Las decisiones en las compañías actuales han de ser acordes a la visión de negocios que se fijen en su fundación, puesto que una distracción puede provocar el descalabro de la compañía.

2. Ten cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos

Conseguir los objetivos de una organización no es un trabajo a solas. Los directivos de una compañía dependen de otras personas para hacer trabajar la estrategia de una compañía.

3. ‘Un hombre sin familia, no es un hombre’

Las decisiones de un empresario no se hallan apartadas de su entrecierro. Los amigos y familiares influyen en el desarrollo de cualquier humano.

4. Ten cuidado con lo que deseas

La ejecución de una estrategia para conseguir un proyecto implica la definición del éxito. Para Vito Corleone la definición de dicha se fundamenta en ver feliz a su familia

5. Busca a un consejero

La mirada de un presidente o bien directivo general de una compañía en ocasiones no basta para observar todo.

6. La empatía

Contar con una inteligencia académica no es siempre y en toda circunstancia lo que hace a una persona ocupar altos puestos directivos, sino la inteligencia sensible juega un papel esencial.

7. La administración financiera

Negociar en el planeta de las compañías precisa del conocimiento de una compañía en sus resquicios.

8. Planes de sucesión

‘La primera generación crea a la compañía, la segunda la hereda y la tercera la destruye’, es un dicho que pesa sobre las compañías familiares.