¡Nuestro trabajo nos dignifica y nos hace ser mejores personas, y debemos estar conscientes de ello! Es por esto que no podemos regalar Nuestro esfuerzo, aunque a veces cueste negarse.

Debemos tener siempre en cuenta, que nuestro trabajo vale, Y que no podemos regalar lo ya que estamos gastando tiempo y esfuerzo personal en hacerlo, Esto es algo que no se puede regalar. Quédate hasta el final y comparte.

Algunas de las incertidumbres que más aquejan a los profesionales hoy en día, es saber cuánto deben cobrar por el trabajo que están realizando, y estar seguros si el resultado es bueno.

Muchas son las dudas en cuanto a si nuestro trabajo es bueno Y si estamos cobrando lo suficiente por él, ya que no hay una medida exacta, que era de nuestra parte estar conscientes del precio que le vamos a poner.

Regalar el trabajo es perder tiempo y dinero, ya que estamos invirtiendo Nuestro esfuerzo en alguien que no valorar a nuestro resultado final, cuando esto ocurre debemos tachar de nuestra lista a ese cliente inconsciente.

Esta guía te permitirá conocer exactamente cuánto debes cobrar por tu trabajo, y cómo identificar si de verdad estás haciendo una buena labor, o si estás generando más perdidas que ganancias en tus actividades.

komienza.com

1. Reconoce el valor de tu trabajo y su impacto

Sea que vendas un servicio o bien un producto, en sí lo que vendes no es eso. Te explico: eres una guía o bien vehículo que va a llevar a una persona de un estado o bien condición a otra.

Tú no vendes un servicio de comida o bien una consultoría de terapia, eres alguien que soluciona inconvenientes, que convierte y aporta valor, que empodera a tus clientes del servicio.

2. Calcula bien el valor del tiempo invertido

Debes calcular esto basado no solo en el tiempo que inviertes al instante de ofrecer tu servicio o bien fabricar y vender un producto, asimismo el tiempo que te ha tomado capacitarse y aprender a hacer tu trabajo, ¡eso vale!

Debes sentirte bien con lo que cobras, tu mínimo debe cubrir gastos personales y los de operación de tu negocio, jamás menos que eso.

3. Emplea el rango de costos de tus ámbitos

Ten en consideración los costes del ámbito, mas no te guíes solamente por esta razón. Efectivamente debes tener una referencia, mas cobrando menos que la competencia a fin de que te le escojan por el costo no es lo más conveniente.

Recuerda que si tu oferta cuenta con un valor extra o bien un procedimiento diferente que ayuda a lograr resultados a tus clientes del servicio, no temas cobrar más.

4. Precios bajísimos dan la impresión de baja calidad

Uno de los fallos más frecuentes entre los emprendedores es opinar que al cobrar asequible los escogerán más veloz, mas la verdad es que unos costes bajísimos pueden relacionarte con inexperiencia y falta de confianza en tu trabajo o bien producto.

Ahora bien, si deseas cobrar lo justo, practica esto:

Párate frente a la especulación, mira la expresión de tu cara y hazlo hasta el momento en que luzcas plenamente confiado. Semeja una pérdida de tiempo, mas no lo es, entre más seguro te sientas más probabilidades tendrá que cierres la venta.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.