¡Manejar un equipo de trabajo no es nada fácil, hay que tener habilidades únicas para que el trabajo salga de la mejor manera! Por esto, Si nos vemos en la obligación de ser jefes, debemos afrontar lo de la mejor manera.

Son muchas las habilidades que se requieren para que un equipo de trabajo avance efectivamente, no todos estamos hechos para ser líderes, es por esto que son ciertas reglas que se deben seguir. Quédate hasta el final y comparte.

Un grupo de trabajo es sin duda alguna la mejor manera de sacar adelante un emprendimiento o negocio, en Donde todos sus integrantes estén conectados de manera tal, qué los resultados salgan solos.

Los tipos de líderes que podemos encontrar en las áreas de trabajo pueden ser muy variados, algunos se dejan llevar por sus sentimientos, otros son más pragmáticos y creen solo en los hechos y hay quienes sin mediar palabra inspiran confianza.

Lo cierto es que una buena dirección es lo que todo equipo necesita para salir adelante, no es para nada coincidencia que las mejores empresas tengan personas a cargo de equipos de trabajo muy calificadas.

freepik.es

1. Reconoce a las personas en la entrada y en la salida

No llegues a la oficina a sentarte y ya. Cuando llegues trata de mirar a todos y sonreírles, de este modo identificarás quienes están y quienes no, como apreciarán que estás al tanto de la existencia y participación de cada uno de ellos.

Recuerda que cuando las personas se sienten reconocidas, se sienten esenciales. Es un acto simple y también susceptible que te va a hacer ganar respeto y afianzará tu liderazgo.

2. Elige bien el sitio donde te sientas

Si entrarás en una reunión y es una mesa, jamás te sientes al costado. Entra al juego, involúcrate. Esto va a hacer que el resto te den la relevancia que mereces en la toma de decisiones

3. Mira a tu interlocutor

En una asamblea evita que tu mirada esté todo el tiempo en tu celular o en tus notas. Busca siempre mirar a quién esté hablando.

Hazlo de forma relajada, que verdaderamente el otro sienta que le escuchas. Mirar al otro mientras que habla forma parte una escucha activa.

Recuerda que cuantas más personas se sientan escuchadas, más se relacionarán contigo y te van a escuchar cuando hables.

freepik.es

4. Cuida tu lenguaje corporal

Por realmente difícil que sea una situación en el trabajo, trata de ser realmente consciente de tu lenguaje corporal.

Los movimientos inquietos como mover el pie o rotar la pluma distraen. No corras el peligro de que la gente te recuerde por tu inquietud y no por tu presencia ejecutiva.

5. No te achiques

Sí, no tengas temor de ocupar espacio. Mantén tus brazos abiertos y desbloqueados. Descansa los brazos a la altura de los hombros encima de la mesa.

No tuerzas las piernas en una trenza. No procures hacerte más pequeño. Permítete ser visto. Emplea tu lenguaje corporal para comunicar tu confianza.

6. Inclínate para escuchar a otros

Esta es otra señal no verbal que le deja a la otra persona saber que escucha y también interesado en lo que debe decir. En el momento en que te inclinas para oír al resto, otros se van a inclinar para escucharte.

Recuerda que los líderes se comportan de una forma orientada al resto y se centran en desarrollar relaciones recíprocas con el resto.

Cuando respetas y reconoces al resto, te van a devolver el favor. Trata a todo el mundo de la manera que deseas que te traten y vas a ser tratado como el líder que deseas ser.