¿Cuántas veces no hemos visto a las personas más famosas y admirables y nos preguntamos Cómo han llegado hasta ese punto? Es muy común pensar que dichas personalidades son unas deidades inalcanzables que están allí por obra y arte de magia.

Suelen ser pensamientos muy equivocados ya que como es muy bien sabido el éxito no llega solo y hay que luchar por él. Cada día de nuestra vida Una nueva manera de alcanzar esos sueños que queremos, y por los cuales tanto hemos luchado. Sigue leyendo este post y entérate de todo.

La creatividad es una de las mejores armas que tiene el ser un, es esta la característica que ha hecho que la humanidad llegué al punto hasta dónde está hoy en día, Ya que la mente Es un vasto océano de ideas que sirven para innovar y mejorar cada día más.

Hay situaciones donde hay personas que quieren truncar nuestra creatividad, suelen pensar que como su manera de ver el mundo es muy cerrada, la nuestra tiene que ser así también, todo lo contrario, hay que demostrar lo innovadores y emprendedores que podemos llegar a ser.

Ya que la creatividad es un tema que siempre Nos ha cautivado ha impresionado como ningún otro, siempre salen a la luz diferentes historias de estos personajes que empezaron desde cero, hasta llegar a la cúspide de sus carreras, gracias a su gran Ingenio y poder De acción.

Uno de estos famosos es nada más y nada menos que Walt Disney, quién como es muy bien conocido, es la mente maestra detrás de todo un Universo de caricaturas y medios de comunicación que sin duda alguna han cambiado la manera de ver el mundo.

Un principio realmente difícil

Walter Elias Disney nació un cinco de diciembre de mil novecientos uno en Chicago, Illinois.

Su infancia se dio entre apuros económicos y bajo el rigor de su padre, que era carpintero de profesión y probó suerte en todo género de negocios sin que jamás pudiese hacer progresar su modesta economía.

En el año mil novecientos seis, Elias Disney (su padre) empieza así como su familia una nueva vida en una granja de Missouri, donde Walt descubriría la naturaleza y los animales. Es en esta temporada en donde nace el primer interés de Walt por los dibujos.

Después de que su padre vendiese la granja a raíz de haber contraído fiebre tifoidea, Walt abandona su paraíso rural para irse a vivir a Kansas City.

Dos años después, Walt vendía sus primeras caricaturizas y se inscribió en el Instituto de Arte de Kansas City, donde aprendería sus primeras nociones sobre la técnica del dibujo.

En estos años, a lo largo de su adolescencia, descubre el cine, otro invento que acabaría transformándose en su pasión.

Del descalabro al éxito total

elconfidencial.com

Después de pasar un tiempo en diferentes proyectos y trabajos como dibujante, Walt pensaba que ya estaba listo para comenzar a emprender su negocio.

Es de esta manera como se creó la compañía Laugh-O bien-Gram Largometrajes Inc., dedicada a la realización de cortos animados y relatos para pequeños.

Desgraciadamente, este estudio halló su fin por entrar en ruina, siendo esto un descalabro más para la historia de Walt Disney.

Lejos de rendirse, Walt tomó la resolución de ir a Hollywood, donde la industria cinematográfica empezaba su apogeo. Para esto, debió vender su cámara para lograr dinero y abonar un viaje de ida a California.

Al fin, la fortuna comenzaba a estar del lado de Walt y sus trabajos empezaron a adquirir poco a poco más popularidad.

De la mano de este éxito, empezaron las grandes obras de la animación infantil: Oswald, el conejo afortunado; Mickey Mouse, Alicia en el país de las maravillas, Blancanieves y los 7 enanitos, Pinocho y todo el resto que tanto éxito le dieron a Disney.

Walt Disney nunca se rindió, sino que al contrario, lucho por sus sueños, utilizando únicamente sus ganas de salir adelante, lo cual nos recuerda, que si seguimos nuestros sueños, podemos lograr grandes cosas.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario. 

Via: exitoydesarrollopersonal.com