¡Hola! Todos sabemos que la vida en los países africanos no es fácil, de hecho muchas personas terminan pereciendo a falta de ayuda humanitaria que los empuje, así sea un poco, a salir de su situación precaria.

Sin embargo, todo oscuridad esconde un poco de luz, y la historia de hoy es un gran reflejo de ello. El hombre del que te hablaré, va a dejarte impresionado de como ayudó a su pueblo cuando ellos menos lo esperaban. Quédate hasta el final y comenta.

Deograitios Niyizonkiza o Deo, como le conocen en Burundi, es un hombre que logró escapar de la tragedia de su país:

Deo es un hombre africano que sabe lo que son las adversidades y las cosas malas del mundo. En su país no solo las personas han estado sufriendo de hambre y de no tener recursos, sino que han tenido que lidiar con la eclosión de las guerras civiles.

Fuente: joycerey.com

Él no tuvo que vivir de lleno las duras condiciones de su país, pues logró escapar antes de que esto sucediera, aun así, Deo nunca olvidó a su gente, llevandoselas en el corazón y la mente.

Estados Unidos fue su destino y allí encontraría una nueva vida: 

Como todo, al principio no fue fácil, Deo no dominaba el idioma y esto, aparte de ser inmigrante, era un obstaculo constante para conseguir un trabajo estable. Los pocos que conseguía eras espontáneos y muchas veces tuvo que dormir en la calle.

Esta lucha duró bastante tiempo, pero sus días parecían más eternos que los de cualquiera. Él no podía dejar de pensar que tras su partida había dejado a su familia atrás sin saber si permanecían con vida aún.

A pesar de los obstáculos, las cosas empezaron a arreglarse:

Fuente: news.ohsu.edu

Con el tiempo las cosas comenzaron a mejorar para Deogratias, poco a poco empezó a dominar mejor el idioma y a asistir a escuelas. Afortunadamente muchas personas lo ayudaron, y así fue como empezó a labrar el camino hacia sus sueños.

En Estados Unidos Deo logró hacerse médico, aun así, había algo muy dentro de él que le seguía perturbando. En el fondo de su alma el sabía que debía ir a Burundi a cumplir con su pueblo y su familia.

Cuando regresó se encontró con un “infierno total:

Al regresar a su pueblo, Deo, ya acostumbrado a la tranquilidad americana, no podía creer lo que veían sus ojos. Su país estaba convertido en lo que él mismo llamó  un “infierno en la tierra”.

Fuente: sbc.edu

Al por todo lo que aún estaba pasando su gente, Deo tomó una decisión: Crear una una clínica médica en su antigua aldea. Él había decidido aportar lo que antes no pudo y con el poder que le ha otorgado el conocimiento decidió promover el cambio.

Deo ha comentado su felicidad sobre el trabajo que está realizando:

“Ahora tenemos personas, que antes eran enemigas, alistándose voluntariamente para trabajar juntas en pro de la construcción de sus clínicas y de sus propios cuidados médicos”.

Fuente: kpl.gov

Sin dudas esta es una historia inspiradora, la cual nos demuestra, que siempre debemos recordar nuestros orígenes donde quiera que vayamos y que debemos retribuir al mundo aquello nos ha dado. Espero que te haya inspirado.

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)

Fuente: inspiradornews.com