¡En la actualidad el estrés es uno de los problemas más frecuentes y peligrosos que afectan a las personas! Por ello, es importante que conozcamos las formas adecuadas de manejarlo y que este no afecte nuestro bienestar.

Es evidente que se trata de un problema grave, y de no saber  sobrellevarlo, su impacto será muy negativo para nuestra vida en todos sus ámbitos. Quédate hasta el final y comparte.

Ahora bien, te invito por un momento a que reflexiones sobre aquello que ocasiona en ti episodios estresantes, y a su vez te preguntes, ¿Realmente vale la pena estar así? ¿Qué solución podría encontrar?

Sé que resulta complicado hacerlo, ya que cuando estás en momentos de alta tensión es difícil detenerse a razonar, sin embargo, no es algo imposible; solo necesitas las técnicas adecuadas. Toma nota de algunas que pueden ayudarte:

Fuente: noticias.universia.pr

1. Respiración profunda:

Hacerlo resulta muy sencillo, solo que, estamos tan acostumbrados a respirar que pensamos siempre estarlo haciendo adecuadamente. ¡Tranquilo, puedes reaprender!

En principio, para hacerlo correctamente debes relajar el cuerpo y la mente. Es muy importante que inhales profundamente por la nariz, y sueltes el aire lentamente por la boca o por la nariz; como te sea más cómodo. ¡Verás todo lo que esto te ayudará!

2. Muestra gratitud:

Dar las gracias constantemente es algo que puede ser genial para hacerte sentir mejor. De hecho, ser agradecido no solo podrá ser de ayuda contra el estrés; la gratitud también es clave para tratar la depresión y el insomnio.

3. Reír:

Si alguna vez te has reido hasta saciar, sabes lo bien que se siente. Reír y buscarle lo bueno a cada cosa, es un poderoso antídoto para reducir el estrés y gozar de una salud de hierro.

Según la Clínica Mayof, reírse es tan beneficioso que puede aliviar el dolor físico, fortalecer tu sistema inmunológico y te ayuda a lidiar con la ansiedad y la depresión.

4. Cantar:

En el año 2014 fue realizado un estudio sobre la salud de las personas mayores, en el cual se descubrió que después de que un grupo de ancianos cantara, sus niveles de estrés disminuyeron incluso si no eran fanáticos del canto.

5. Aromaterapia:

Existen diversas fragancias vegetales que ayudan a reducir la ansiedad y los niveles de estrés. El limón, la lavanda, el café, el jazmín y el laurel, entre otros, tienen efectos muy relajantes.

Fuente: laopinioncoruna.es

6. Contar hasta diez:

Este es un truco particularmente sencillo. La Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos recomienda realizar lentamente un conteo hasta diez para enfocar la mente en algo distinto a aquello que te  estresa.

7. Descansar un poco:

Si te sientes estresado durante el día, considera tomar una siesta o en todo caso trata de ir más temprano a la cama que de costumbre. Dormir bien ayudará a levantarte con un mejor estado anímico, aliviando las tensiones de tu cuerpo.

8. Bebe agua:

Cuando nos sentimos ansiosos uno de los síntomas que aparecen es la sensación de tener la boca seca. Cuando esto sucede, beber agua se convierte en una herramienta muy importante para ayudar a calmar ese estado de intranquilidad.

9. Hablar:

Cuando compartes tus inquietudes o sentimientos con otra persona, alivias el estrés. Pero es importante que la persona con la que hablas sea alguien en quien confíes y que sientas que puede comprenderte y validarte.

10. Realizar ejercicios:

Al realizar una actividad física, tu cuerpo libera endorfinas que actúan como un calmante natural para tu sistema nervioso, de ahí que después de realizar una rutina de ejercicios se tenga una sensación de paz y bienestar.