¡Hola Campeón! ¿Te has levantado últimamente con la sensación de no haber descansado nada durante la noche? ¿Sabías que esto puede deberse a tus hábitos diarios? 

Así es, y esto tiende a hacer tus días muy pesados. Aun así, no tienes de qué preocuparte, hoy te mostraré qué es lo que te está perjudicando, para que empieces tu mañana con muchísima más energía ¿Estás listo? Presta mucha atención. Quédate hasta el final y comenta.

Fuente: runtastic.com

1. Atiborrarse de dulces en el desayuno:

¡Amigo mío! Si en algo te puedo comprender es en esto, pues por mucho tiempo pensé, que lo mejor era comer los dulces en la mañana ¿Y sabes qué? Estaba completamente equivocado. No solo perjudique mi sueño, sino que resentí mi alimentación.

Así que, ¡Reacciona ya! Deja de llenar de azúcares y carbohidratos la primera comida del día. ¡Hazlo al contrario! Empieza desde ahora a comer más fruta para aportar más grasa saludable a tu organismo.

2. Si no tienes hambre, no comas:

Hay un dicho muy cierto que dice: “Al cuerpo hay que darle lo que pide”. Eso sí, hay que saberlo usar muy bien. Tu cuerpo es sabio y si no tienes hambre ¿Por qué deberías forzarte a comer? No, no, no. Simplemente no lo hagas y ya.

Muchos se dejan llevar por eso que dicen que el desayuno es la comida más importante, y si, es cierto; sin embargo, que te fuerces a comer solo traerá para ti consecuencias negativas. ¡Tenlo muy en cuenta!

3. Saltarse los entrenamientos matutinos:

¡Amigo mio!, la mejor hora para entrenar sin dudas es por la mañana. Y no lo digo yo, estudios lo demuestran. Ahora, si eres de esos que no se te da entrenar a primeras horas, te recomiendo que tomes fuerza y lo hagas de vez en cuando.

Al entrenar tarde, haces que tu cuerpo esté cargado de adrenalina en la fase de recuperación, lo que hace que tu sueño se vea perjudicado. En cambio, un entrenamiento matutino te hará mejorar todas tus noches como no tienes idea. ¡Inténtalo!

4. Beber café cargado de azucar y calorias

¿A quien no le gusta un cafecito delicioso por la mañana? ¡A todos claro!, o bueno, a la gran mayoría. Sin embargo, hay personas que les encanta acompañarlos con sirope, caramelo o alguna cremita suculenta que le dé un saborcito genial.

Lo que pasa al hacer eso, es que la persona carga completamente el organismo de calorías, y esto no es bueno. Lo mejor, es que te prepares un café más poderoso sin estas cosas extra. Luego verás como este te aporta toda la energía que necesitas.

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)