¡Preocuparnos por todo puede ser muy dañino en ciertas ocasiones, ya que queremos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor! Es importante conocer nuestros límites y en qué enfocarnos.

Temas tener muy en cuenta que no podemos controlar todo lo que pasa en el entorno, y que preocuparse por todo lo que se escapa de nuestras manos puede ser perjudicial. Quédate hasta el final y comparte.

Es por eso que las personas que no se expresan por nada piden mucho mejor, y en esta oportunidad te traemos 5 hábitos de esas personas que saben que el estrés puede ser dañino, tómalos en cuenta y aplícalos en tu vida.

freepik.es

1. La procrastinación

Este hábito perjudicial ha de ver con dejar las labores para mañana. Esto nos agobia, y además de esto nos impide gozar de nuestro tiempo libre, pues estamos en todo instante pensando en que no hemos hecho esa labor.

Las personas que no se cansan dividen su labor en labores más pequeñas, y de esta forma se les hace más fácil iniciar. Efectúan lo que deben hacer, van parte por parte, de esa forma se les hace menos agobiante y negativa la tarea.

2. Vida ultra-programada

No es positivo programar nuestro día minuto a minuto, esto produce agobio por cumplir perfectamente tal recorrido. Es estresante, puesto que las cosas cambian y nuestros planes con ellos. No podemos pasarnos la vida atados al reloj.

Las personas que no se agobian han aprendido a ser más flexibles con su tiempo. Es buenísimo ser una persona ordenada, pero se puede ser ordenado de muchas formas.

3. Pensar demasiado

Cuando debemos tomar una resolución sobre algo esencial en nuestra vida laboral o bien personal, ciertos acostumbramos a estar un buen tiempo pensando.

Damos vueltas y vueltas, pensamos en inconvenientes y ventajas y spareciera que jamás llegamos a una conclusión.

4. Arrepentirse

Es frecuente que tendamos a arrepentirnos de nuestras resoluciones. Eso nos hace entrar en un espiral que carece de sentido en el presente, puesto que estamos preocupándonos por algo que pasó, que decidimos y que no podemos mudar.

Las personas que no se agobian piensan en su ‘yo’ del pasado. El que probablemente tomó la resolución que creyó mejor en ese instante

5. Querer ser perfecto

La perfección es una meta a la que absolutamente nadie va a llegar nunca. No nos pongamos esa responsabilidad encima pues siempre y en todo momento nos vamos a sentir en deuda.