¡Hola! ¿Sabías que existen hábitos que pueden estarte haciendo pobre sin saberlo? Así es campeón, y si no lo corrijes de inmediato, lamento decirte que jamás serás una persona próspera.

¡Pero no te preocupes! Hoy voy a hablarte sobre ellos para que puedas cambiarlos. Te sugiero que prestes mucha atención, ya que lo más probable es que quedes sorprendido con alguno. Quédate hasta el final y comenta.

Fuente: pinterest.es

1. Aferrarse al ahorro:

¡Amigo! No es para nada malo ahorrar, pero a veces sin darte cuenta solo atraes hacia ti la carencia ¿Y por qué? Simplemente por apegarte demasiado al dinero. Si deseas ahorrar, hacerlo inteligentemente debe ser tu tarea.

Es decir, puedes optar por guardar el 10% de lo que ganas sin tener que renunciar del todo a las cosas que son necesarias para ti. Inténtalo y verás como te empieza a ir mejor.

2. Miedo a cambiar:

Aunque muchas veces no lo quieras el cambio es necesario. Si quieres una muestra dale un vistazo al mundo actual y compáralo con el de hace 10 años ¿Es una diferencia notoria cierto? ¡Claro que sí!, el mundo y la vida son así.

Debes salir YA de tu zona cómoda y hacer aquello que no te gusta tanto. Si no lo haces, ten por seguro que nunca va a cambiar tu situación económica. Así que, ¡No temas y arriesga más!

3. Poca iniciativa:

Si hay algo que sé muy bien, es que tenemos que muchas veces ir a por las cosas ¿De que nos vales quedarnos parados esperando que nos caigan del cielo? ¡NADA! Es hora que tú mismo sepas tener iniciativa en las cosas.

4. Echarle la culpa a otros:

¿Sabes algo? Por más que duela, DEBES HACERTE RESPONSABLE DE TUS ACTOS. Tan simple como eso. Basta ya de culpar a otros por lo que te pasa. Si te mantienes en la pobreza es por tu culpa, asúmelo y empieza a trabajar en ello.

5. Tener baja autoestima:

Lamento decirlo campeón, pero si no te quieres a ti mismo, si no crees en ti y piensas que eres menos que otros, jamás dejarás de ser pobre. La riqueza siempre partirá desde tu interior y si tienes un espíritu debíl nunca conseguirás nada.

Quierete, valorate y entiende que tú puedes hacer cada cosa como cualquier otro. Es más, debes saber desde ahora, que eres merecedor de todo en el mundo ¡NO LO DUDES!

Entonces, mi querido amigo, ya conoces los hábitos que te perjudican. Ahora tu misión es saber cómo cambiarlos y hacerte el mejor. ¡Adelante! ¡Sé que puedes hacerlo!

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)