¡Hola amigo! Hay historias que sin dudas parecen sacadas de un guión de película, pero como ya todos saben, la realidad supera muchas veces la ficción, y de quien hoy voy a hablarte no está exento de ello.

Se trata de Bethany Hamilton, una surfista que luego de perder un brazo por el ataque de un tiburón, ha demostrado tener la fuerza suficiente para derribar cualquier obtaculo. Mira cómo lo hizo. Quédate hasta el final y comenta.

Bethany Hamilton nació con el surf en las venas:

Fuente: familiacristiana.net

Desde que nació en el año 1990, Bethany ya llevaba en sus genes la pasión por el Surf. Sus padres ya eran amantes de dicho deporte, por lo que su infancia transcurrió entre las olas y las tablas.

Precisamente fueron sus padres los que transmitieron a la pequeña Bethany cada conocimiento sobre el surf, haciéndole debutar de forma precoz en su primera competición con tan solo 8 años.

Todo iba muy bien hasta que casi ve sus sueños truncados por el ataque de un tiburón:

La pasión desbordante de Bethany por este deporte la hicieron convertirse en ganadora de algunas competencias. Esto pronto la llevaría a que la marca
Rip Curl le fichara y así dirigirse a ser profesional.

Sin embargo, llegó un momento muy gris a su vida, en donde sus sueños se verían comprometidos. En una playa de Hawái, mientras practicaba su deporte favorito, un tiburón le arrancó el brazo izquierdo. 

Para fortuna de la chica, dos amigas que se encontraban a su lado, pudieron llevarla al hospital:

Al llegar al centro clínico más cercano las cosas no pintaban bien para Bethany, ya que su cuerpo había perdido mucha sangre y estaba totalmente descompensada. Todos pensaban que moriría.

Fuente: sipse.com

Pero la vida sabía que aún no era su momento de partir y, de manera impresionante, su padre, quien estaba casualmente en el mismo hospital tratándose la rodilla, pudo contribuir para salvar la vida de su hija.

Desde allí, empezó un nueva vida para ella:

Tras pasar por esta desagradable etapa la vida de Bethany cambió para siempre. Al poco tiempo logró vencer a sus miedos y se subió de nuevo a una tabla para surcar las olas.

Ahora después de varios años se convirtió en surfista profesional, y no solo eso, también logró entrar al salón de la fama mundial del surf y hoy, a sus 28 años, es casada y madre de dos hijos.

Fuente: desdelaplaza.com

Esta chica es todo un ejemplo de superación, pues aun con su condición pudo ser toda una campeona. Su historia ha sido tan impactante que la misma fue llevada al cine con la película “Soul surfer”.

Como ves, perder su brazo izquierdo no supuso un obtaculo para que Bethany pudiera ser feliz. Ella se impulsó, luchó y consiguió lo que soñaba. Tú, que ahora mismo quizá no te falte nada, también puedes hacerlo. ¡Animate!

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)

Fuente: univision.com