¡Hola! Los padres somos capaces de hacer cualquier cosa por nuestros hijos, incluso dar nuestra propia vida. Su felicidad y su bienestar es nuestra prioridad, y eso es algo que ha dejado muy claro el hombre de la siguiente historia.

Jalandhar Nayak, es un padre que no dudo en hacer lo necesario para que sus hijos pudieran tener una educación digna como la que él no pudo tener. Estoy seguro que su historia va a conmoverte. Quédate hasta el final y comenta.

Los hijos de Nayak se veían obligados a caminar 15 kilómetros cada día: 

Fuente: inspiradornews.com.br

Debe ser tortuoso para un niño tener que cada día emprender largas caminatas para llegar a su escuela, cuando a otros quizá no les sea tan difícil. Esto lo tuvieron que vivir los hijos de Nayak, quienes tenían que caminar largamente para educarse.

Los tres infantes no tenían más alternativa que adentrarse en un tortuoso trayecto de 15 kilómetros. Aparte de ello, el terreno no ayudaba, ya que era montañoso y hacía que la caminata aún fuera más difícil.

Ante esta situación, Jalandhar tuvo que sacar toda su creatividad y así lograr que sus hijos no sufrieran más: 

La tristeza se apoderaba de Nayak al ver como cada día sus hijos llegaban con sus piernitas rayadas hasta las rodillas, pues ellos tenían que lidiar con un sendero nada afable y que les traía consecuencias como resbalones y golpes.

Por esto, él tomó la decisión de construir un camino diferente para sus muchachos, uno donde no tuvieran golpes y pudieran llegar más rápido a su escuela. Esto decidió hacerlo, aún sabiendo que no habría nadie que le ayudara en esta labor.

Aunque todo estaba en su contra, Nayak sabía que podía hacer lo que se había propuesto: 

Fuente: Dagospia.com

Así fue como empezó todo, un proyecto que le quitaría 8 horas diarias de su vida por dos años, pero que bien valdría la pena para que sus hijos no sufrieran más las consecuencias de un camino duro y castigador.

Pronto, su trabajo, su esfuerzo, su sacrificio y, sobre todo, su gran amor paterno, daría los frutos esperados. Ahora ya estaba listo el camino de ocho kilómetros que construyó, y sus hijos podrían disfrutar de ello a plenitud.

Sin embargo, su dedicación le trajo una bendición más grande: 

Lo que hizo Jalandhar por sus hijos fue notable, tanto, que aquellos que conocieron de su hazaña quedaron muy sorprendidos. Pronto esto se extendió hasta el gobierno Indio, el cual se comprometió a construir 7 kilómetros más.

Fuente: www.navodayatimes.in

Ahora Jalandhar Nayak es un padre orgulloso, él sabe bien que sus hijos ahora van a tener una gran bendición y que jamás volverá a verle sus rodillas maltratadas. ¡Sin dudas una historia extraordinaria!

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)

Fuente: inspiradornews.com.br