¡Hola! ¿Te gustaría ser rico y amasar grandes fortunas? Estoy seguro que si, por ello, sé que es muy necesario que aprendas como hacerlo, y qué mejor forma que fijarnos en los mejores, por ejemplo, en el hombre más rico que ha existido.

¿Te apetece hacerlo? Bien, entonces presta mucha atención a lecciones que nos ha dejado Jacob Fugger, un hombre que ni siquiera el gran John Rockefeller pudo alcanzar en fortuna. Quédate hasta el final y comenta.  

1 Invierte cuando los otros temen hacerlo:

¡Amigo!, dicen por ahí que el que no arriesga no gana y esto era algo que Fugger sabía muy bien. Durante su vida este hombre realizó muchas inversiones a cosas por las que nadie apostaba ¿Y sabes qué? Esto fue uno de los secretos de su éxito.

Y es que mucha veces, es necesario tener visión y perder el miedo. Tu tarea es tener tus propias convicciones de que algo puede funcionar independientemente de lo que otros digan o piensen. Grábate eso.

2. Se indispensable:

Ser indispensable es necesario, y la verdad, me hace recordar mucho a un consejos que me dió un gran amigo. Él me dijo: «Vuélvete irremplazable en todo; ya sea en tu casa con tu esposa, en tu trabajo o incluso como amigo. Trabaja para ello».

Y es que, cuando eres indispensable, nada ni nadie te puede quitar tu puesto. Fugger supo esto siempre, y por ello, nunca hubo una persona que lo pudiera superar en las ofertas que él tenía. Asi que, ¡Trabaja en ser el mejor en todo!

3. Actúa con tranquilidad:

En la vida se nos presentan situaciones complicadas, y en los negocios no es la excepción. Fugger llegó a pasar por estos momento e, incluso, casi pierde toda su fortuna por ello, pero esto no pasó.

¿Y sabes por qué? Sencillamente porque Fugger sabía manejarse bien. Su tranquilidad lo distinguía y esto le valió para salir airoso de muchas situaciones. Así que, cuando se te presenten situaciones, recuerda siempre permanecer en calma.

4. Da algo a cambio:

Este consejo pienso que es excepcional, pues en la vida siempre tenemos que dar algo a cambio. Y quizá te preguntes ¿Qué es eso que tengo que dar? Pues, es sencillo, puede ser dinero, tiempo o cualquier otra cosa.

Lo cierto es, que para recibir siempre tenemos que brindar algo al mundo. Por ello, es necesario que tengas esto presente a la hora de tener riquezas, porque mientras más das, más recibes.

Espero que te hayan gustado estos consejos y que los aproveches muy bien. Aunque son simples, son muy importantes, así que valoralos y ponlos en práctica desde ahora.

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)