¡Hola! Toda mujer sueña con caminar al altar acompañada de sus seres queridos, para ser entregada a esa persona que la amará y la respetará por el resto de sus vidas; sin embargo, no todas pueden cumplir ese sueño como quisieran.

Tal es el caso de Jaquie Goncher, una chica que ansiaba el momento de ir al altar con su novio, pero había algo que le impedía hacerlo como soñaba. Presta mucha atención a su historia, al final te dejará un mensaje inspirador. Quédate hasta el final y comenta.

Jaquie Goncher quería casarse como cualquier chica normal, caminando y luciendo su más precioso atuendo:

Fuente: Boredpanda.com

Aunque este era el sueño de Jaquie, lamentablemente habían obstáculos que le estaban impidiendo cumplirlo. Ella, con tan solo 17 años, sufrió un accidente, el cual le imposibilitaba mover todos los miembros por debajo del cuello.

Los médicos le dijeron que ella jamás podría caminar: 

Con todo en su contra y con un diagnóstico científico a cuestas, Jaquie decidió que esa no iba lo que ella creía, si los médicos pensaban que nunca más caminaría, ella iba a ir en contra de eso y, definitivamente, si volvería a hacerlo.

Luego de tomar esta decisión el camino sería bastante largo, pues volver a caminar suponía para Jaquie todo un reto. Para ello, debía tener paciencia, perseverancia y mucha fuerza de voluntad.

Aunque lo intentó y nunca se rindió, hubo un problema más en su camino:

Los resultados del esfuerzo de Jaquie fueron positivos; sin embargo, hubo algo que no le permitía soportar su peso y estar estable. Ella tenía problemas con su presión arterial y esto suponía no poder estar de pie. Otro obstaculo más.

Fuente: Cnnespañol.com

Aun con todos esos problemas Jaquie no quería rendirse, y justo allí, en ese momento en el que ella pensaba que no podía más, pasó algo que le devolvería vida y esperanza. Su novio Andy le pidió matrimonio y esto la llenó de motivación para continuar.

Desfilar como la mejor de las novias, fue el impulso para que Jaquie pudiera continuar:

Luego de comprometerse, la fuerza de Jaquie cambió, ahora ella estaba más motivada y, según sus propias palabras, los resultados mejoraron gracias a su voluntad y persistencia en cada ejercicio.

Al final el duro trabajo dio frutos:

Fuente: LifeDaily.com

El día de la boda llegó, y como era normal ella estaba en su silla de ruedas. Entonces, justo allí cuando su futuro esposo le esperaba, ella, con la ayuda de su madre y su abuela, se levantó y caminó hacia quien se iba a convertir en su esposo.

La emoción de los familiares y amigos de Jaquie se hizo notar, y la algarabía de quienes le conocían, coincidía perfectamente con la cara de felicidad de Andy, su futuro esposo, a pesar de que él ya sabía lo que haría su amada.

Fuente: inspiradornews.com

Sin dudas, esta mujer es una guerrera. Ella misma ha forjado su camino y nos ha dejado una gran lección: Nunca nadie puede decirte qué es posible y que no, excepto tú mismo. Espero que te haya inspirado su gran hazaña.

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)

Fuente: inspiradornews.com/ dailymail.co