¡A veces nos quejamos por la dura vida que llevamos sin saber que hay personas que la están pasando mucho peor que nosotros! Debemos ser agradecidos por todo lo que la vida nos ha dado.

Ser inconforme es algo que no se puede tolerar, ya que cuando miramos a nuestro alrededor hay gente que está pasando mucha más de desidia de la que podamos imaginar. Quédate hasta el final y deja tu comentario.

Las enfermedades a veces son más un tema psicológico que físico, ya que vemos como personas con discapacidades tanto físicas como mentales, tienden a ser hasta mucho más exitosas y emprendedoras que quienes tienen todas sus facultades.

Es una cuestión netamente de actitud y también de energía interior, ya que según como veamos la vida podremos afrontarla, sin importar el tipo de padecimiento que podamos tener en cierto momento.

El caso del matemático Daniel Tammet es el mejor ejemplo de que el hombre todavía sabe poco del funcionamiento de su cerebro.

Puesto que la increíble capacidad mental de este británico al que se diagnosticó epilepsia, sinestesia, síndrome de Asperger y síndrome del Sabio.

Si bien Tammet patentizó pronto que era un pequeño «diferente», no fue hasta los veinticinco años cuando se le diagnosticó síndrome de Asperger, un trastorno del fantasma autista que no acarrea contrariedades en el lenguaje, y más en su caso

Pues asimismo sufre el síndrome del Sabio, con una increíble capacidad memorística le ha llevado a poder recitar veintidos y quinientos catorce decimales del número pi y a charlar once idiomas.

CBC.ca1

En contraste a otros autistas que no pueden expresar lo que sienten, Tammet ha escrito ya múltiples libros sobre su modo de ver el planeta, el último de los que, «La poesía de los numeros», termina de publicarse en España de la mano de la editorial Blackie Books.

Ante sus altas capacidades mentales, en su juventud fue examinado por científicos del Centro de Investigación del Cerebro de California, que, tras numerosas pruebas, le atribuyeron el «síndrome del autismo savant»

E inclusive protagonizó un reportaje en el R. Unido titulado «El chaval del cerebro increíble», emitido en dos mil cinco por Five Channel.

El reportaje mostraba un encuentro de Tammet con el más renombrado de los autistas «savant», el de Norteamérica Kim Peek, que inspiró el personaje de Raymond Babbitt en la película Rain Man, protagonizada por Dustin Hoffman.

En 2006, Tammet publicó su historia y vivencias en el libro «Nacido en un día azul», en el que no ocultaba las rutinas a las que le somete su mente:

Debe tomar el té cada día a una hora exacta, salpicar su cara con agua cinco veces cuando se despierta y contar todos los botones de la ropa que viste antes de salir de casa.

Mas Daniel Tammet asimismo aborda en el volumen otros temas que le resultan de interés, como las raíces numéricas de ciertas estrofas y versos, curiosidades estadísticas, anécdotas históricas y literarias relacionadas con las matemáticas.

Las distintas formas de contar en diferentes idiomas, entre ellos el islandés y el chino, o bien ciertas peculiaridades del ajedrez.

En el último capítulo, «El arte de las matemáticas», teoriza Tammet sobre la belleza de esta disciplina y concluye que «el planeta precisa artistas».

Conjunto en el que incluye a los matemáticos, puesto que cuando uno de ellos «vislumbra en su despacho algo que hasta la data resultaba invisible, está a puntito de convertir en luz la obscuridad».

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.