¡El dinero a veces suele cambiar a las personas de buena o mala manera, Hay que saber cómo afrontar la tenencia o la pérdida de este bien! cuando tenemos mucho poder adquisitivo no sentimos en el cielo, como si nada pudiera pasar.

Lo cierto Es que tener una gran cantidad de dinero requiere también una gran cantidad de responsabilidad, ya que no siempre sabemos administrar los de la mejor manera y podemos pasar de todo a nada en poco tiempo. Sigue leyendo y deja tu comentario al final.

A veces encontramos historias de personas que pasaron de tenerlo todo a no tener nada, y viceversa, es en estas ocasiones en donde tenemos que tomar consejos y conciencia, Acerca de cómo debe ser administrado correctamente nuestro dinero.

Muchos son los personajes que han quedado en la bancarrota por simplemente despilfarrar Lo que ganas en cosas banales, que no les dejaron ningún tipo de beneficio por el resto de su vida, Suelen pensar solamente en el presente pero no en el futuro.

Es por este motivo que cuando tengamos algún dinero, debemos pensar en Cómo ahorrarlo e invertirlo de la mejor manera, para que así veamos como nuestro poder adquisitivo crecerá con el pasar del tiempo, ya que un buen ahorro nunca deja malos resultados.

La historia del Michael Carroll semeja de ciencia ficción: tenía diecinueve años y trabajaba recogiendo basura. Un buen día adquiere la lotería y BIM BAM: Se gana 14 millones de dólares.

El año dos mil dos la nueva dio la vuelta al mundo: Carroll era un hombre con suerte. Un genuino agraciado que, de un día para otro, pasaba de barrendero a millonario.

youtube.com

La vida, no obstante, le deparaba una serie de lecciones. Este caso es un vivo ejemplo de que el dinero no te hace rico. Es más, la experiencia prueba que percibir fuertes cantidades de dinero sin estar mentalmente preparados puede ser peligroso.

Y es que, 8 años tras haber ganado la lotería, Carroll volvía a su viejo trabajo de barrendero. Lo había perdido todo. Comenzó en la calle y volvió a la calle: se gastó los catorce millones en drogas, putas, lujos y apuestas.

En su instante, Carroll narró su historia al diario británico Daily E-mail. En aquella entrevista confesó lo siguiente:

“Yo solo pensaba en 3 cosas: sexo, drogas y oro. Ahora la celebración se ha acabado y he vuelto a la realidad. No llego a unir ni 2 céntimos, mas es de esta manera como me agrada. Encuentro más simple la vida con cincuenta euros que con millón”.

Entre otros muchos de los lujos que se dio, se adquirió una flota de turismos de mucho lujo.Conforme publicaron diferentes medios, “hacia finales de dos mil tres, Carroll ya se gastaba unos dos mil trescientos euros diarios en drogas para él y sus amigos

El tipo no solo perdió su dinero, sino asimismo perdió a su familia. Su esposa, fatigada y molesta por esta vida de excesos, decidió dejarlo y llevarse consigo a la hija de los dos. Pese a eso, Michael jamás recapacito.

Empezó a contratar los servicios de hasta 4 rameras al día. Drogas, apuestas y ruina. A eso se añade que se dio el lujo de perder un millón de libras esterlinas apostando a carreras de caballos y perros.

Hay una frase que dice que cuando el dinero viene fácil, fácil se va. Lo más saltante es que, cuando por una cuestión del azar el universo te da algo que no estás preparado para administrar, el mismo universo te lo quita.

En vez de hacer crecer su fortuna, el tipo se hizo más pobre. Al llegar a la más absoluta bancarrota, Michael Carroll declaró: “He vivido la buena vida, pero lo que quiero ahora es mi antiguo trabajo y un salario normal.”

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario. 

Via: juancarlosatoche.com