¡Un buen éxito empresarial se mide en gran medida por el número de ventas que realizamos con nuestro trabajo! El fracaso puede venir siempre acompañado o causado de números Bajos en la productividad de la empresa.

Es por esta razón que muchos de los trabajos se ven obstaculizados desde el principio en cuanto a ganar dinero se refiere, porque no cuentan con un plan de ventas estratégico y bien organizado. Quédate hasta el final y comparte.

La psicología está altamente capacitada para ayudarnos a que Nuestra Empresa surja de la mejor manera posible, aplicando métodos investigativos que tienen como principal protagonista al cliente, es decir la sociedad humana.

Podemos basarnos mediante estudios altamente calificados que las ventas tienen un gran impacto en la sociedad, sobre todo cuando se aplican estudios sociales que van dirigidos a saber qué le gusta adquirir a la gente.

Es importante conocer los gustos de nuestro público objetivo Si queremos que nuestro negocio prospere. Esto lo podemos lograr mediante pruebas psicológicas de alto Impacto en el entorno en donde nos desarrollemos.

Cuando desarrolles tu estrategia de comunicación, toma en cuenta incluir una estrategia del color.

Cada color que uses crea una sensación diferente en quien lo ve. Te voy a mostrar de qué manera la sicología del color aplicada a la presentación de tu negocio va a mejorar tus ventas.

freepik.es

Considera a tu público objetivo

El género y la edad son factores clave para delimitar preferencias. Evidentemente que hay más. ¿Con qué sensaciones deseas que te asocien? Piensa en las que moverían al público a adquirir tu producto.

Ahora, no siempre y en todo momento el comprador es quien usa el producto. Entonces la estrategia de color no va en el producto sino más bien en la publicidad. Piensa, ¿quién va a efectuar la adquisición?

Los anuncios que creas deben captar su vista y sus emociones. Aquellos que poseen colores son leídos un cuarenta y dos por ciento sobre los que están en blanco y negro.

Considera la categoría de tu producto

Lo que muestres de tu producto debe coincidir con los valores asociados a su categoría.

Por servirnos de un ejemplo, si se trata de artículos para bebé, meridianamente no vas a emplear color colorado, que hace más referencia a lo pasional.

Pregúntate no solo de qué manera harás que te volteen a ver, sino más bien de qué manera vas a conseguir que te adquieran.

El rojo indica urgencia. Cuando ves anuncios de oferta con este color, tu vista se queda atrapada en ellos. Aumenta tu ritmo cardiaco: se asocia a lo impulsivo. Abre el apetito; se recomienda para el envase de alimentos o un negocio de comida.

El amarillo es un llamado al optimismo. Se asocia a la alegría y evoca a la juventud. Los anuncios que contienen este color no pasan desapercibidos.

El azul produce calma. Nos recuerda al agua y a su pureza. Pensamos en la serenidad del mar y de un cielo despejado. Crea seguridad en el producto.

El verde hace pensar en lo saludable. Habla de una asociación con la naturaleza. También evoca al dinero al ser símbolo de riqueza.

El morado transmite grandeza, ya sea económica o en sabiduría. Los productos de belleza suelen usarlo. Denota el “buen gusto” del consumidor.

El naranja llama a la acción. Genera entusiasmo. Atrapa a los compradores impulsivos. Las marcas que llevan este color indican ser amigables y confiables.

En 90 segundos una persona puede generar todo un juicio acerca de su primera impresión de un producto o sitio (físico u online). Hasta el 90% de su valoración puede estar basado en los colores.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.