¡Siempre nos preguntamos cómo las personas con mucho dinero han llegado a tener ese nivel económico que envidiamos! Damos vueltas en nuestra cabeza una y otra vez imaginando cómo sería tener la vida de esas personas que admiramos.

Lo cierto Es que esas personas no están ahí por simple obra de magia, han luchado por lo que quieren y también por tener un puesto muy alto El mundo de los negocios, de los cuales se puede tomar buen ejemplo. Quédate hasta el final y comparte.

Hay libros que pueden ampliar nuestros Horizontes en cuanto a tener una mentalidad millonaria más desarrollada se refiere, no hay que ignorar los conocimientos vengan de donde vengan.

Como toda fuente de inspiración debe ser aceptada, entonces debemos ampliar nuestros Horizontes en cuanto a lecturas motivacionales se refiere, para que los obstáculos que se nos puedan presentar en Nuestro camino al éxito se han superado.

El libro Piense y Hágase Rico, de Napoleón Hill es una de esas lecturas obligatorias que debemos hacer si queremos recibir lecciones de cómo volvernos millonarios en la vida.

Tiene lecciones que nos pueden servir para cada ocasión, las cuales demostraremos a continuación.

entrepreneur.com

“Las personas que no logran acumular dinero, tienen, sin excepción, el hábito de tomar decisiones, si es que las toman, de modo muy lento, y de cambiar esas mismas decisiones con rapidez y a menudo.”

Estas líneas nos muestran una verdad irrefutable: “el éxito ama la velocidad”. Muchas veces las dudas nos paralizan.

O, lo que es peor, el exceso de análisis nos impide movernos rápido.Por otro lado, la cultura de pobreza también nos hace cambiar de rumbo demasiado rápido.

“Cada adversidad, cada falla, cada corazón roto, lleva consigo la semilla de un beneficio igual o mayor.”

Dice una frase que “cuando una puerta se nos cierra es porque lo que hay detrás de ella no es para nosotros.”

Muchas veces pensamos que la batalla está perdida cuando algo sale mal, sin embargo, la verdad es que detrás de cada fracaso hay algo mejor para nosotros.

“La autodisciplina comienza con el dominio de tus pensamientos. Si no controlas lo que piensas, no puedes controlar lo que haces. Simplemente, la autodisciplina te permite pensar primero y actuar después.”

Napoleón Hill demostró que “los pensamientos son cosas.” Nos convertimos en aquello que pensamos, por eso si primero no contralamos nuestra mente, simplemente no podremos controlar nada.

“El mundo no paga a los hombres por lo que saben. Les pagan por lo que hacen, o impulsan a hacer a otros.”

El mundo de los negocios es un mundo en el que tenemos que ser efectivos o, de lo contrario, desaparecemos. El mercado nos paga por los resultados: no se nos paga por las horas que trabajamos o por los años que hemos estudiado

“Recuerda que no es el abogado que más sabe de leyes el que gana el proceso, sino el que mejor se prepara.”

Al estudiar a las mentes más brillantes del siglo XX, Napoleón Hill se encontró con que muchos de ellos no habían sido aplicados alumnos del sistema escolar. Por el contrario, muchos de ellos fueron alumnos desordenados y poco dedicados.

“Hay una diferencia entre DESEAR una cosa y estar LISTO para recibirla. Nadie está listo para una cosa, hasta que crea que puede adquirirla.

El estado de ánimo debe ser CREENCIA, no mera esperanza o deseo. La mentalidad abierta es esencial para la creencia.”

Este es uno de los aspectos más importantes en la psicología del éxito. Muchas personas solo se quedan en meros deseos generales sin haber desarrollado una CREENCIA que les haga sentir que realmente están preparados para tener aquello que piden.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.