¡Hola amigo! Si algo me hay una cosa que me a quedado claro en los últimos tiempos, es que quien quiere algo verdaderamente lucha hasta poder conseguirlo, independientemente de los obstáculo que se le presenten.

Tal es el caso de Cícero Pereira, quien con su ejemplo nos ha demostrado, que no existen límites a la hora de cumplir cualquiera de nuestros sueños. Acompáñame a conocer su historia porque sé que va a inspirarte. Quédate hasta el final y comenta.

Cicerón Pereira creció en un ambiente que no le ofreció las mejores posibilidades: 

Fuente: Lamdme.co.uk

La vida familiar de Cicerón no empezó de la mejor forma, pues cuando solo contaba con un par de años su padre, quien era el encargado de proveer el sustento al hogar, falleció.

A raíz de esta noticia tan desagradable su familia tuvo una distorsión inesperada, pues su madre presa del dolor y la desesperación, hizo del alcohol su mejor aliado para aliviar las penas.

Esto hizo sufrir mucho a Cícero y sus 19 hermanos:

Sin su padre presente y una madre que les dejaba más ausencias que otra cosa, los días de Cicerón y sus hermanos se convirtieron en luchas constantes que no le permitían ni siquiera tener el privilegio de estudiar y salir adelante.

Y es que si lo pensamos, no era una fácil decisión para estos chicos, pues por lo general estaban muy ocupados caminando casi 20 kilómetros por día en busca de comida.

Lamentablemente no todos sobrevivieron a estas penurias:

De 20 hermanos, solo siete ahora están con vida y han podido contar esta historia junto a Cicerón. La mayoría de ellos murieron de hambre, de frío y quizá hasta por la misma tristeza de vivir en aquella situación tan inhóspita.

Fuente: elweopo.rk.up

La basura fue por mucho tiempo los sitios donde Cicerón y sus hermanos podían recolectar algunas sobras para así alimentarse. Fue allí justamente donde él encontraría la bendición más grande de su vida.

En la basura, un joven Cicerón Pereira, consiguió muchos  ejemplares de libros antiguos:

Quien iba a pensar que en un bote de basura hubiera tanta riqueza almacenada, pues todos sabemos que la información y el conocimiento es oro, y eso fue lo que precisamente halló este chico.

Con el tiempo Cicerón aprendió a leer solo y ya con la edad de diez años estaba matriculandose en una escuela. Cada vez el conocimiento era más elevado y mientras aprendía encontró su verdadera pasión: La medicina.

Leyó y se instruyó sobre el tema hasta que consiguió ser un médico:

Fuente: inspiradornews.com.

Después de años de sufrimientos y dificultades, Cicerón logró lo que muchos no pensarían. Aquel niño que hurgaba la basura buscando las sobras para alimentarse, hoy ya es un médico orgulloso.

Sin dudas, la historia de este valioso ser humano es impresionante. La misma, nos demuestra que si aprovechamos lo que vida nos da, así sea poco, vamos a verlo multiplicado a grandes escalas en el futuro. Espero que te haya gustado.

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)

Fuente: inspiradornews.com.br