¿Sabías que dormir bien es necesario para mantener en buen estado nuestra salud? Más allá de causar mal humor y cansancio, si no dormimos lo suficiente esto puede ocasionar problemas graves, incluso a nivel mental.

El problema radica en que muchos veces al darle prioridad a nuestras distintas ocupaciones, no le damos la importancia a este tema de la forma en que lo necesita. Quédate hasta el final y comenta.

Es importante entender que ignorar este tema resulta peligroso, ya que algunos casos los trastornos del sueño pueden indicar un signo de alerta temprana de ciertas enfermedades relacionadas con el cerebro.

Veamos algunas de los problemas que se generan en nuestro cuerpo, cuando no le damos los correctos descansos que este requiere:

Fuente: Taringa.net

1. Debilita nuestro sistema inmunológico:

Una de las consecuencias de la falta de sueño a largo plazo es que debilita nuestro sistema inmunológico, haciendo que nuestro organismo se vuelva más propenso a enfermarse con mayor facilidad.

A su vez, la falta de sueño está relacionada con un riesgo mayor de sufrir diabetes, incluso estudios han demostrado que las personas que duermen menos de 5 horas diarias, pueden sufrir cambios en el metabolismo de la glucosa, lo que favorece a la aparición de diabetes tipo 2.

2. Enfermedades al corazón:

Dormir mal o de forma insuficiente, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, ya que tiende a aumentar nuestro ritmo cardíaco. Es por eso que las personas con insomnio también sufren de presión arterial.

3. Consecuencias en la salud mental:

Dormir poco está vinculado a una gran variedad de trastornos físicos, mentales y de comportamiento. Con la falta de sueño la salud mental se agrava generando depresión, ansiedad y problemas psicológicos.

Según los expertos, las personas que descansas adecuadamente y durante el tiempo suficiente pueden dejarlo con más facilidad logrando prevenir los trastornos relacionados al cigarro.

4. Falta de atención y fallas en la memorias:

La falta de sueño o la mala calidad del sueño, afectan negativamente a nuestra salud, e interfieren también con nuestra capacidad de atención, la recuperación de la memoria y el aprendizaje.

Es por eso que es necesario descansar de la forma adecuada y procurar dormir las ocho horas diarias, para recargar energías, no perder la concentración y no padecer el riesgo de desarrollar enfermedades.