¡Steve Jobs fue un gigante que cambió al mundo, detuvo el universo, como el mejor y más grande CEO del planeta! Sin embargo, su éxito también se debió a la persona que tuvo como su mentor más grande.

Quizás te sorprendas, pero ser exitoso en gran medida depende de aquellos que decidimos seguir y poner como ejemplo para nuestro camino; con Steve Jobs, no fue la excepción. Quédate hasta el final y deja tu comentario.

Hablamos de John Sculley, quien a parte de ser una gran referencia para Jobs, tuvo la tenacidad de despedirlo de su propia empresa cuando Steve estaba necesitado de disciplina. ¡Sin dudas un hombre de gran personalidad!

Hoy hemos recopilado 4 lecciones de negocios poco conocidas que nos ha dejado este gran personaje. Toma nota de ellas:

Fuente: Campaign.com

1. Enfocarse en el cliente

Según Sculley, el proceso tradicional de planificación de negocios comienza preguntándose ¿dónde está la compañía? y ¿qué ha logrado? A partir de allí se trazan proyecciones basadas en una serie de suposiciones.

Para este empresario, los grandes líderes, se enfocan en los problemas de los clientes. De esta forma, se podrán encontrar soluciones innovadoras que antes no existían.

2. No subestimar a nadie

En cada entrevista, Sculley siempre nombro como referencia a su experiencia al lado de Jobs como sumamente gratificante, pero al mismo tiempo como aleccionadora.

“Me formé en un mundo en el que era raro trabajar con un fundador de menos de 60 años”, dice Sculley.   Por ese motivo invita a los empresarios a no subestimar a nadie y aprender de todos

3. Asumir riesgos

Sculley, cree que las empresas tradicionales necesitan aprender a fallar rápido, aprender rápido y siempre inclinarse hacia adelante para poder mejorar de forma progresiva.

“La gente necesita aprender que está bien cometer errores y aprender de ellos. Si no cambiamos este principio cultural simple, las personas no tomarán riesgos y no intentarán cosas nuevas”, explica Sculley.

4. No hacer todo uno mismo

Para este ejecutivo, resulta clave no solo rodearse de personas talentosas, sino formar talento dentro de las empresas, para poder contar con líderes tanto en el presente como en el futuro inmediato.

En alguna oportunidad se le escuchó decir que haber creído que su éxito como CEO de PepsiCo era suficiente para tener éxito en Apple fue un gran error.