¡Las historias de niños son las que más nos llegan al corazón y nos mueven la fibra! son estas experiencias las que nos hacen querer aún más la vida.

Todavía no se explica cómo hay personas que pueden maltratar tanto a los niños y dejar que estos mueran de hambre y no gocen del amor fundamental que les puede dar una familia. Quédate hasta el final y comparte.

Muchos son los casos de Pequeños abandonados desde el momento en que nacen, sólo porque los padres no tuvieron esa responsabilidad o esa humanidad que se requiere para criar a un pequeño.

Tal es el caso de la historia de este pequeño, John, Quien no tuvo la dicha se crecer junto a sus padres biológicos, Quién es por diferentes causas o motivos lo dejaron a su suerte desde el primer momento.

Pese a que muchas mujeres extrañan la ocasión de poder dar la vida a otro ser, no todas y cada una pueden disfrutar de este privilegio.

Anny tuvo la suerte de quedar encinta y aguardaba con gran alegría la llegada de su bebé, su embarazo marchaba maravillosamente , Sin embargo, al nacer Jon (Como llamarón al bebé) toda esa dicha en el semblante de Anny se desvaneció.

machicon-akihabara.info

El parto se desarrolló de forma completamente triunfante sin presentar ninguna complicación, no obstante, los médicos no deseaban mostrarle su bebé a Anny sin ya antes charlar con ella y explicarle que este había nacido con una nosología famosa.

“El síndroma de Treacher Collins”, una enfermedad que caracterizada por presentar deformaciones en el semblante.

La reacción de Anny fue plenamente negativa al ver que el pequeño que con tantas ansias aguardó no lucía como cualquier otro bebé, tanto fue su impacto, que apenas lo tuvo entre sus brazos, le afirmó a una enfermera que se lo llevase.

En tanto que no deseaba verlo jamás más, llamándolo aun “engendro”, el padre de la criatura ni si desee quiso acercarse a verlo.

Los progenitores del pequeño Jon se fueron del centro de salud dejándolo descuidado a su suerte, siendo el bebé trasladado un par de días después a un orfanato, transcurriendo allá su niñez, puesto que ninguna familia deseaba adoptarlo debido a su aspecto físico.

Jon creció en un entorno lleno de burlas y rechazo, procuró quitarse la vida, mas afortunadamente jamás lo consiguió.

Un anciano millonario que se caracterizaba por hacer obras de caridad con los orfanatos, un día conoció a Jon, bastó solo con que tuviesen una pequeña charla a fin de que se estableciese una conexión singular entre los dos.

El Anciano le preguntó a Jon si deseaba ser su hijo, tras la contestación positiva de Jon, el anciano tomó la fantástica resolución de adoptarlo.

Jon es un enorme ejemplo a continuar para muchos, todo el dinero que heredó de su padre adoptivo lo destinó a abonar terapias y tratamientos para personas que presentan su condición.

Hoy día aun da conversas por todos lados del planeta sobre este síndrome, con la pretensión de poder asistir a quienes lo sufren.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.