¡Hola Amigo! Sin dudas hacer cosas por los demás es algo que como seres humanos nos hace felices, sin embargo, cuando se trata de hacerlo por alguien como tu madre la gratificación es doble.

Parece que eso lo sabe bien el protagonista de nuestra historia. Su nombre es Jalen Bailey, y lo único que quiere es ver a su mama feliz. ¡Vas a sorprenderte con lo que hizo para lograrlo! Quédate hasta el final y comenta.

Siendo solo un niño usó uno de sus pasatiempos para ganar suficiente dinero y comprarle una casa a su madre

Fuente: Instagimg.com

Cuando Jalen Bailey tenía solo ocho años creó su propia panadería, teniendo en mente el objetivo de cumplir el sueño de su mamá ¡Tener una vivienda propia!

Esto lo hizo aprovechando el hecho de que hornear pasteles, galletas y tartas nunca ha sido una tarea desagradable para él. Especialmente cuando con ello podría generar las ganancias para lograr su meta.

¡Pero lo que más sorprende de Jalen, es el interés por ver a su madre feliz!

«Solo quiero uno en el que mi mamá y yo podamos estar felices», dijo Jalen a la cadena ABC News en referencia al hogar soñado.

Fuente: ktla.com

Según la misma cadena, Jalen ha podido cocinar las recetas en su cocina privada gracias a que su madre,
Sharhonda Mahan, le ayudó a obtener los permisos necesarios para poder hacerlo.

Precisamente ella, ha mencionado lo contento que ha hecho el negocio a su hijo:

«Parece que mientras más órdenes recibe, más emocionado se pone y más serio está en su negocio». Dijo.

Al final parece que ser un pequeño empresario viene de lejos, pues según blackbusiness.com, cuando Mahan supo de los sueños de Jalen, enseguida le envió a un taller de negocios para niños emprendedores.

Fuente: Inhabitat.com

Allí aprendió lo necesario y con ello se ha impulsado para hacer crecer el negocio. De igual forma, lo que destaca es su interés por ayudar a su madre, y que siendo tan pequeño tomó las riendas de un sueño.

Desde que empezó a operar, su panadería es un éxito y muchas personas se deleitan con sus recetas, especialmente con las galletas de mantequilla de maní que a muchos les encanta.

Con esta historia te invito a que jamás pienses que los sueños son imposibles de realizar, jamás es muy tarde, pero tampoco muy temprano para conseguirlos. El camino se abrirá siempre que sepas que se puede. ¡Exitos Súper Humano!

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(Y.F)

Fuentes: http: bles.com/abcnews.go.com/
blackbusiness.com