¡El estrés es uno de los peligros más inminentes al que están expuestas las personas en la actualidad! Con las altas tensiones a las que estamos sometidos en nuestro día a día, hay que saber cómo manejarse cuando enfrentemos situaciones estresantes.

Por eso debemos siempre tomar una pausa a nuestras labores diarias para reconocer las situaciones que nos causan estrés, ya que si se atajan a tiempo, se pueden evitar enfermedades graves. Quédate hasta el final y comparte.

Debemos conocer nuestro cuerpo con certeza para aprender a identificar esas partes que son más vulnerables a enfermedades cuando estamos en situaciones de estrés.

El organismo humano es un delicado ecosistema interno que debe regirse por una mínima cantidad de estabilidad emocional, pero cuando estamos estresados toda esa armonía se acaba y vienen los padecimientos físicos.

Hay que de evitar a como dé lugar las situaciones estresantes en nuestra rutina diaria, tomar una pausa cuando sea necesario, y evitarnos malos ratos a nosotros y a las personas que nos rodean.

Estas son las 8 partes del cuerpo que más pueden sufrir debido a situaciones estresantes, aprende a identificar las y a eliminar los episodios estresantes de tu vida para que tu salud esté siempre de la mejor manera.

freepik.es

1. La piel.

Aparición de acne en tu semblante. La tensión generada por tu agobio causa una contestación inflamatoria en el cuerpo que provoca una obstrucción en tus poros. Este taponamiento induce a tu piel que se enrojezca y a más que se acumule el pus.

2. A nivel de tus pulmones desgastando su función.

Una investigación de la Universidad de la ciudad de Sao Paulo ha revelado que podría existir una relación entre el asma y el agobio puesto que se rompe el equilibrio.

3. A nivel cardiaco.

Hay un aumento del colesterol, la tensión y los triglicéridos de tu torrente sanguíneo provocando una tensión permanente.

4. A nivel ocular.

Conforme la Clínica Baviera del Instituto Oftalmológico Europeo un exceso de agobio puede provocar temblor en los ojos debido a que excita a un pequeño músculo cuya función es elevar los párpados.

5. A nivel hepático.

Conforme un artículo de la HCV Advocate: hepatitis C el acumulo de agobio afecta a unas células que están en el hígado que se llaman linfocitos citolíticos.

6. A nivel cerebral.

Un exceso de agobio genera unos niveles elevados de cortisol. El cortisol es la hormona primordial del agobio y su superávit mantenido afecta de forma negativa el cortex frontal que es el responsable de tomar tus resoluciones y de la memoria.

Eso desea decir que tus destrezas mentales como por servirnos de un ejemplo la concentración o bien una dispersión de tu atención y como consecuencia tus resoluciones no sean las más ideales.

7. A nivel nefrítico.

El exceso de cortisol provoca un incremento de la excreción nefrítico de fosfato que puede causar debilidad muscular, perturbaciones óseas como raquitismo, etcétera

8. A nivel intestinal.

Un exceso de agobio influye en el colon en tanto que nos puede dar distintos síntomas como por servirnos de un ejemplo gases, dolor abdominal o bien inflamación

Gracias Por Visitarnos, Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.