¡El amor es algo que podemos sentir en cualquier momento de nuestra vida, lo importante es que sea sincero y verdadero! no importa con quién lo sintamos, lo importante es que sea con alguien que esté con nosotros en todo momento.

A veces decimos sentir amor por alguien, pero en realidad es solamente algo pasajero, Debemos identificar Cuando sentimos un sentimiento verdaderamente fuerte por alguien, para no dejarlo ir. Quédate hasta el final y comparte.

Según los estudios psicológicos las personas solamente se enamoraran tres veces durante su vida, Aunque algunos esto les parece poco, suelen ser los resultados más fidedignos que hay hasta la fecha.

No solamente existe el amor hacia una pareja, sino que el amor va en muchos niveles que ni nos imaginamos, ya que es un sentimiento tan fuerte que no solamente se limita a los seres vivos.

alfonsoleon.com

Primer amor:

Este es el amor joven, el amor de insensatez, el que viene cargado de lágrimas tal y como si se tratara de una oferta singular. Es el amor de cuentos de hadas que, muy fielmente, pensamos que va a durar por siempre.

Es el amor que, muchas veces, sentimos que va perfecto conforme los ideales de la sociedad o bien, todo lo contrario; que desafía a cada persona que conozcas y que debe confrontar los más empinados obstáculos.

En suma, es un amor de extremos. Es el amor que nos abre los ojos a una nueva sensación. Empezamos a entender qué es eso de lo que la gente habla, sobre el tema de sentir mariposas en el estómago.

Su razón de ser es muy simple realmente, probarnos qué se siente querer y ser amado. No afirmo que este amor acabe siempre y en todo momento.

Agraciados y escasos son los casos en que la gente se enamora una vez en su vida y dura con esa persona por siempre. Mas lo más frecuente es que, por la inexperiencia, acabe terminando siendo un desastre.

Segundo amor:

El segundo amor o bien, amor del medio como lo llamo, es el más bastante difícil. En el primero aprendimos sobre sensaciones, a entender qué se siente querer y ser amados.

Sin embargo, en el segundo nos damos a la labor de comprender las partes dolorosas que tiene el querer de veras.

En ocasiones, el primer amor ni tan siquiera se considera “amor” de veras, exactamente por la inexperiencia. Este segundo amor, nos da la ocasión de entrar a una relación sabiendo ya, lo que debemos hacer y lo que deberíamos percibir.

Es aquí donde acostumbramos a enfrentar dolores, manipulaciones y patrañas. Es el más propenso a volverse un amor tóxico, puesto que entramos suponiendo que, al ya saber de qué va esto de querer, no nos rendiremos tan simple y el que se acabe la relación.

El fin último de este género de amor, es que maduremos nuestro carácter sensible, encarando los dramas y tormentos que acostumbran a aparecer en esta segunda ronda.

Tercer amor:

uando salimos del segundo amor, acostumbramos a pensar que más jamás volveremos a estimar a alguien, que eso del amor no es para nosotros, mas, sucede. La magia vuelve a surgir y una tercera ocasión, semeja presentarse en tu vida.

Por este motivo, nos tomamos el tiempo de conocer bien a la pareja, no nos entregamos por completo tan veloz y nos demandamos a nosotros, aguardar un poco más.

Dejar que las cosas fluyan y intentar llevar las cosas con calma, pues sabemos que, de la prisa, nada bueno queda.

De este amor no se espera nada, ni tan siquiera que funcione. Es un amor atado a duda mas que, con paciencia, va mostrándose valioso, esencial y sólido.

Por esta razón, la mayor parte de los últimos amores son los terceros, tras este, solo se complica cada vez más y más el proceso de enamoramiento.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario.