¡Los negocios son nuestro impulso en cuanto al tema empresarial se refiere, es por esto que debemos saber cómo llevarlos a cabo! no hay que menospreciar ninguna ayuda que podamos recibir para que nuestros planes de negocio surjan de la mejor manera.

Muchos son los casos de personas que no han sabido hacer los trazos correctos en cuanto a temas laborales se refiere, y se ven envueltos en una serie de fracasos sin fin en sus finanzas personales y empresariales. Sigue leyendo y deja tu comentario.

Hay muchos métodos específicos que nos pueden ayudar a impulsar nuestro negocio, Como por ejemplo el Kanban, un método japonés tan efectivo que puede ayudar que nuestro emprendimiento salga de una posible bancarrota.

Los 9 principios de este poderoso régimen lucrativo se deben seguir al pie de la letra para que nuestro negocio salga adelante, en esta oportunidad te los traemos para que lo tomes en cuenta hilos empieces a aplicar desde hoy.

freepik.es

1. Comienza con lo que haces ahora

No hay una forma específica de ejecutar el procedimiento. Si ya tienes un flujo de trabajo determinado, puedes amoldarlo a Kanban. Los cambios no son radicales desde el principio.

2. Persigue el cambio evolutivo y exponencial

Kanban está desarrollado para eludir roces con tu flujo de trabajo actual. Los cambios radicales se desaconsejan por el hecho de que pueden provocar que pierdas el sentido de lo que haces.

3. Respeta los procesos actuales, papeles y responsabilidades

Tu modelo actual de trabajo puede no ser totalmente malo, y eso es lo mejor de Kanban, que reconoce los beneficios de tu modelo y trata de mejorarlas evolutivamente.

Es tu misión advertir qué se puede prosperar en todos y cada fase del desarrollo del producto.

4. Promueve el liderazgo a todos y cada uno de los niveles

La definición de liderazgo ha alterado mucho en los últimos tiempos. Kanban empodera hasta a quien hace una pasantía. No precisas ser el CEO para aplicarlo.

5. Visualiza el workflow

Si eres capaz de ver todo cuanto hay por delante, puedes definirlo, y en consecuencia delimitarlo. La manera obvia es emplear un panel con columnas de tu proceso.

No todos y cada uno de los procesos son iguales, con lo que no todas y cada una de las columnas tienen por qué razón parecerse.

6. Limita el WIP al límite posible

Seamos francos, no es mejor trabajador el que más cosas comienza, sino más bien el que más acaba en mejor estado.

7. Gestiona el ciclo y valora

Una vez finalizado el primer ciclo Kanban, deberías hacerte preguntas. ¿Todo fluye bien? ¿Existe algún punto en el que nos hemos quedado atascados? No temas mudar unas partes del proceso si asisten.

8. Las políticas del proceso han de ser explícitas

Todos deben conocer con perfección el proceso y todos deben comprenderlo. Si hay un solo miembro del equipo que no entiende alguna una parte del proceso, o bien dicha parte es demasiado compleja, explícaselo o bien cámbiala.

9. Mejora colaborativamente usando modelos y el procedimiento científico

Comparte tu modelo Kanban con colegas de oficio, personas de confianza o bien otros profesionales que no sean tu competencia. Discute con ellos. Mide siempre y en toda circunstancia.