¡Son muchas las culturas milenarias que nos pueden dar buenas enseñanzas para la vida! Los antiguos pueblos han sabido capitalizar la enseñanza.

Como por ejemplo la cultura árabe, que desde hace milenios ha formado personas de bien en múltiples aspectos. Quédate hasta el final y deja tu comentario.

La enseñanza del lejano Oriente nos puede dar muchas herramientas para afrontar nuestro día a día y superar los obstáculos que se nos puedan presentar en una situación determinada.

En esta oportunidad traemos 15 proverbios árabes para que puedas comenzar a cambiar tu vida desde hoy. Aplica los todos los días y comienza a ver el cambio que tanto has deseado.

Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego

Quien no comprende una mirada, tampoco entenderá una larga explicación.

Un corazón tranquilo es mejor que una bolsa de dinero

No digas todo lo que sabes, no hagas todo lo que puedes, no creas todo lo que oyes, no gastes todo lo que tienes. Porque el que dice todo lo que sabe, el que hace todo lo que puede, el que cree todo lo que oye, el que gasta todo lo que tiene.

Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad.

Lo pasado ha huido. Lo que esperas está ausente. Pero el presente es tuyo.

No digas nada si no estás seguro de que lo que vas a decir es más bonito que el silencio.

La primera vez que me engañes, será culpa tuya. La segunda, será culpa mía.

Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: Una bala disparada, una palabra dicha, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada.

La mano que da está por encima de la mano que recibe.

Aconseja al ignorante, y te tomará por su enemigo.

Para fortalecer el corazón, no hay mejor ejercicio que agacharse para levantar a los que están caídos.

Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan.

Si Dios nos creó con dos orejas, dos ojos y sólo una boca, es porque tenemos que escuchar y ver dos veces antes que hablar.

Quien quiere hacer algo, encuentra un medio. Quien no quiere hacer algo, encuentra una excusa.