¡Hola amigo! Si te has sentido mal por mucho tiempo porque tu empleo no te llena lo suficiente y no te hace feliz, déjame decirte que has llegado al lugar adecuado, pues aquí vas a encontrar la respuesta a lo que debes hacer con esta situación.

Y es que, aunque no lo creas, esto es un problema muy común que muchos no saben cómo remediar. Por ello, voy a darte algunos consejos que puedes aplicar para que esto no siga perturbándote. Quédate hasta el final y comenta.

1. Piensa bien por qué te sientes estancado: 

¡Amigo!, todo tiene una razón de ser y si no te sientes bien en tu trabajo debes empezar a alinearte con los verdaderos motivos de ello. Las causas podrían ser muchas, quizá la relación con tu jefe no sea buena o simplemente que no te llena lo que haces.

Fuente: Reflex,com

Lo importante es que sepas identificar claramente las causas y el por qué de tu infelicidad, ya que puede que sea por circunstancias propias en tu entorno de trabajo o por cuestiones personales. Solo tú tienes esa respuesta.

2. Si estás seguro que es el trabajo el que no te llena, entonces piensa qué te hizo aceptar estar ahí:

Lo más probable es que tú hayas tenido razones suficientes para estar en ese trabajo, quizá fue motivado al buen sueldo y los beneficios o, simplemente, porque al principio viste opciones de crecimiento profesional que te favorecen.

Fuente: ShareWise.com

Una vez des con la respuesta, piensa es lo que quieres realmente, y cuál es ese trabajo en el que te ves cada día. Esto te ayudará a buscar lo que realmente quieres. Esto va a ayudar a que te comprendas mejor y así puedas ir por lo que deseas de verdad.

3. Puedes hablar con tu jefe y preguntar si puedes cambiar un poco tu rol en la empresa: 

Muchas veces el problema radica en que no estamos conforme con lo que hacemos a diario, aun así, puede que hayan cosas que si te gustaría realizar. Prepara una lista de estas cosas para que tengas claro qué es lo que quieres.

Fuente: MotleyFool.com

Una vez lo hagas y tengas las ideas claras, ten valentía y convérsalo con tu jefe. Lo más probable es que si le das los argumentos suficientes puedas convencerlo de que puedas realizar las funciones que si te apasionan.

Sin embargo, si lo que quieres es un cambio extremo, entonces es hora de que te plantees renunciar y vayas en búsqueda de lo que quieres. Al final pasamos gran parte de la vida en el trabajo, y hacer algo que no te llena puede acabar negativo.

Gracias Por Visitarnos Si Te Gustó Compártelo Con Tu Familia Y Tus Amigos.

(YF)